DEJA LA SOBERBIA, ACEPTA El AMOR DE DIOS EN TÚ VIDA

#Alerta La Chiva #SentidoDeVida:

Yo era una mujer autosuficiente económicamente, me bastaba por mi misma. No necesitaba nada, ni de nadie para movilizar mi cuerpo. Tras el cáncer, el mieloma me dejó en condición de discapacidad y sufro dolores intensos en mi columna. Me tenían que trasladar con sábanas de movimiento. Por ese motivo, tuve que depender de mí esposo en todo sentido.
En relación, recuerdo la cita de San Pablo:
«Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte».
– 2 Corintios 12:9-10

En mi caso, les digo que en esta enfermedad Dios se ha manifestado con su gracia y con su amor. Actualmente, dependo de la fuerza y de la gracia de Dios, así como del amor y los cuidados de mí esposo para vivir y seguir adelante. Mi esposo, me levanta, me acuesta, me lleva al baño, me da alimentos; ha sido mi caminador, mi soporte, mi todo en el sufrimiento.
Recuerda, las situaciones difíciles son oportunidades que se nos presentan, para que Cristo manifieste su poder. Deja que Dios actúe en tu vida.
Deja la soberbia, acepta tus debilidades y la necesidad de Dios, así experimentarás la gracia y la fortaleza divina en tu vida, como yo lo he vivido.

Salir de la versión móvil